LA CRUZ DE LOS JOVENES EN ALMAGRO

Como ya anunciamos, la cruz de los jóvenes ha estado entre nosotros desde el jueves 7 al sábado 9 siguiendo el programa anunciado.

IMG-20160409-WA0013

El paso de la cruz ha conseguido reunir bajo su sombra a un gran numero de jóvenes y adultos que han aprovechado estos días para tener un rato de oración y comunión ante la cruz que ha recorrido casi toda la diócesis desde su envío en la marcha de adviento celebrada en Miguelturra-Ciudad Real el pasado mes de noviembre.

Desde Almagro llevamos andando la cruz hasta Bolaños donde los jóvenes  bolañegos cogieron el testigo de este gran peregrinar de la Cruz.

Si quieres ver una galeria de imagenes de la estancia de la cruz en Almagro pincha en este enlace Imágenes de la Cruz en Almagro

 

Anuncios

LA CRUZ DE LOS JÓVENES EN ALMAGRO

La semana que viene, los días 7, 8 y 9 de abril, estará entre nosotros la cruz de los jóvenes de nuestra diócesis, réplica exacta de la que Juan Pablo II entregó a los jóvenes y que precede a los encuentros mundiales de la juventud (JMJ),  que con motivo del año de la misericordia está recorriendo nuestra diócesis.
  Se trata de aprovechar la estancia de la cruz para tener unos días especiales de reflexión y celebración de la misericordia de Dios.
12512792_10153597836740028_7418903415364307774_n
La programación para estos días es la siguiente:

JUEVES 7 de abril

  • 19,15 : Llegada a San BArtolomé y acogida por los jóvenes. Oración
  • 20,00: Eucaristía
  • 20,30: oración ante la cruz

VIERNES 8 de abril

  • 20, 00 Celebración Eucaristía
  • 20,30: traslado de la Cruz a Madre de Dios
  • 20,45: VIALUCIS con los jóvenes en Madre de Dios

SÁBADO 9 de abril

  • 10,30: Traslado de la Cruz a la parroquia de Bolaños, llevada por los jóvenes andando.

Por el camino se meditará sobre las 14 obras de misericordia, preparadas por los jóvenes

 

Durante todo el día del viernes, la iglesia de san Bartolomé permanecerá abierta, para poder hacer oración ante la cruz

CENTRO MIGUELITO QUITO

Los niños de catequesis siguen en contacto con los niños del Centro Miguelito de Quito – Ecuador. En esta ocasión los niños de Almagro les han enseñado a los niños de Ecuador como han celebrado la Semana Santa y han grabado un vídeo cantando y bailando una canción de Padrenuestro.

20150317_103211

A su vez, los niños del Centro Miguelito les han enviado alegres dibujos y trabajos manuales divertidos.

Si quieres ver el vídeo pincha en este enlace Canción Padre Nuestro

REDACCIONES NIÑOS

Por segundo año consecutivo, los niños de catequesis de post comunión han participado en la Charlas Cuaresmales.

IMG_20160316_203655

Se han leído las mejores redacciones que sobre el tema de La Misericordia han escrito Noelia Ruiz, Carlos Rodríguez, Santiago Letrado, Nuria Moreno, Nieves Guzmán, Andrea Calle y Laura Chaves.
Una vez más, los más pequeños nos han enseñado  y nos han hecho reflexionar sobre  el Buen Samaritano, el Hijo Pródigo, el Perdón y la Misericordia.
La Junta de Hermandades les han entregado a estos niños un diploma y un obsequio por su trabajo, invitándoles a que participen el próximo año.

Semana por la MISERICORDIA y la PAZ

“Ser testigos de nuestra fe en el corazón de nuestra sociedad, es una tarea de misericordia que nunca dejaremos de ejercer”.

descarga

Con este lema, las parroquias de almagro han organizado una semana de actos que tendrán lugar del 14 al 19 de marzo con el siguiente programa:

Lunes 14; ACTO PENITENCIAL, en Madre de Dios a partir de las 20:00h

Martes 15; “DICHOSOS LOS MISERICORDIOSOS” charla conferencia en San Bartolomé a las 20:30h

Miércoles 16; “EL BUEN SAMARITANO” charla conferencia en San Bartolomé a las 20:30h

Jueves 17; “EL SIERVO DESAGRADECIDO” charla conferencia en San Bartolomé a las 20:30h

Viernes 18; SOLEMNE FUNCIÓN MARIANA en honor de Ntra. Sra. de Los Dolores, en San Bartolomé alas 20:00h

Sábado 19; SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ, Exposición-Oración por la Paz la Concordia y las Vocaciones; San Bartolomé de 17:00 a 19:30h

VIVIR LA CUARESMA, SENTIR LA CUARESMA, COMPARTIR LA CUARESMA…

TRABAJOS EN CLASE DE RELIGIÓN

Las profesoras de religión han tenido la buena iniciativa de compartir con todos nosotros parte de los trabajos que realizan habitualmente en las clases de religión del colegio.

20160203_120723

Para que sea mas ágil la visualización de estos trabajos hemos creado un albun que todo el mundo puede ver. El enlace es el siguiente fotos religión

En días sucesivos iremos informando de mas actividades.

Sobre la oración (2)

Un diálogo amoroso

¿Qué es Orar? La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Dios, es encontrarnos con Dios, es acercarnos a Dios. Orar es llamar y responder. Es llamar a Dios y es responder a sus invitaciones. Es un diálogo de amor. La oración no la hacemos nosotros solos, es el mismo Dios (sin que nos demos cuenta) el que nos transforma, nos cambia. Podemos preguntarnos, ¿cómo? Aclarando nuestro entendimiento, inclinando el corazón a comprender y a gustar las cosas de Dios. La oración es dialogar con Dios, hablar con Él con la misma naturalidad y sencillez con la que hablamos con un amigo de absoluta confianza. Orar no es sino la consecuencia lógica de creer. Todo creyente lo es en tanto se encuentra con Dios, con Cristo, que de un modo u otro llama a su puerta (Ap.3, 20) y le abre.

La historia está llena de casos: un buen día Cristo se hace el encontradizo con Juan, Andrés, Pedro, Mateo, Zaqueo, María Magdalena, Pablo, Agustín, Bernardo, Teresa, Juan de la Cruz, Ignacio, Carlos de Foucauld… y se van con Él. Se fían de Él. Creen en Él. Este tipo de encuentros, lógicamente, sólo se da en clima de amistad. Una amistad que irá creciendo en un constante abrirse, interesarse, conocerse, necesitarse y darse, constante y desinteresadamente. La forma de manifestarse esta amistad suele ser doble: una, más habitual, como implícita o subyacente; la otra, más concreta, más puntual y palpable. Por ejemplo: entre dos esposos que se aman, todas las acciones que ejecuten los dos durante el día, irán teñidas del cariño del uno por el otro. Se tienen fe, decimos; y es que este cariño latente y habitual lo podemos comparar con nuestra fe.

Por eso lo lógico es que todo el mundo tienda a manifestar aquello que lleva dentro. Por eso, estos mismos esposos estarán esperando el momento de estar juntos, de poder dedicarse algún tiempo en exclusiva para poder expresarse abiertamente su cariño. Es este el modelo de amistad concreta y palpable de la que hablaba antes; un ejemplo cercano de lo que es Oración: Un diálogo amoroso en el que cada uno goza con amar al otro, y con la seguridad de sentirse, a su vez, amado por él. Amor que se manifiesta a través de un lenguaje hecho de silencios, gestos, palabras, con que pedirse algo, darse algo, agradecerse algo, alabarse por algo o, simplemente, con sólo estar cercanos, contemplándose el uno al otro. Orar es, pues, experimentar a Dios dentro de una relación amorosa. Una relación en que -al llevar Él la iniciativa- casi se convierte en… “…el arte de dejarse querer”.

El que se deja amar sólo puede corresponder amando y si alcanza el amor verdadero no puede ocultarlo; porque el amor se celebra, se comunica, se vive. Para que todos lo disfruten. Por eso el amor no es para raquíticos, ni para egoístas, sino para generosos; es para los que son capaces de entregarse, no de dar cosas sino de darse. Desde aquí se entiende bien cómo Dios arrebata totalmente a aquellos que se ponen a su disposición; Él no quiere cosas nuestras ¡Qué podemos darle! Nos quiere a nosotros y nos quiere donados.

12688160_10204412682837125_4129014790554925476_n

Conocernos para poder conocerle

Conocemos tantas cosas de Dios… la creación toda… las múltiples fases pacientes pero constantes y arriesgadas para, paulatinamente irse mostrando, como el que va triturando cada vez un poco menos la papilla hasta hacer que el bebé mastique y sienta que es él el que degluta, el que descubre, el que encuentra.

Por eso, fíjate bien, la primera realidad que hemos de conocer es a nosotros mismos. Porque no se puede amar lo que no se conoce, por tanto conocernos, para poder conocerle y amarle puede acabar siendo en el orante una misma cosa, o dos inseparables. Y es que, no podemos ponernos delante del Señor presumiendo de lo que no somos, sino aceptando lo que realmente somos. Sólo desde el profundo realismo con que Él me conoce, pero que yo tengo que reconocer, puedo percibir y disfrutar de su presencia.
Es muy importante percibirse como criatura limitada. Presentarse ante el Dios de la misericordia conscientes de nuestro pecado, de nuestra pobreza radical y a la vez sabedores de su generosa ternura, es disposición fundamental para abordar la oración. Recuerda la parábola del fariseo y el publicano (Lc. 19, 9-14). La oración del fariseo es rechazada porque es fruto del orgullo espiritual. Hace cosas loables en sí mismas, pero con intención torcida. El publicano, en cambio, reconoce su propia indignidad, por eso pide perdón. Es realista, no se compara con nadie y Dios le mira con compasión. La suya es una oración humilde, y, por eso, es escuchada y recibe justificación.

La oración, es ese momento privilegiado en el que tomamos conciencia de nuestra miseria, capacitándonos para darle la espalda y volvernos a Dios, porque la purificación y la santificación del pecador no son asuntos humanos, sino obra de Dios. ¡Oh Dios, crea en mí un corazón puro! (Sal. 50). Es don de Dios, don gratuito que nosotros no sabemos ni merecer, y que se nos concede cuando nos atrevemos a creer. Y eso es lo que es grande a los ojos del Señor, que tengamos una idea tan elevada de Él que no dudemos en creer en su misericordia. Y lo realmente grave a los ojos de Dios, es que como el hijo mayor, nos escandalicemos de su misericordia, y no veamos en ella más que una falta de dignidad o incluso un insulto a la Justicia. Por eso la raza de los fariseos nunca logrará comprender.

Los seres humanos, por más que nos creamos, no podemos santificarnos a nosotros mismos, ni por los sacrificios, ni por el esfuerzo, ni por nuestras proezas morales. No lo olvides jamás; para hacer oración hay que ser hiperrealista, hiper-humildes y hacer consciente la pequeñez de criatura y la grandeza del creador.

Recuerda aquello de que “hay que hacerse como niños…” y te cuadrará todo.

Hemos de hacernos pequeños para poder crecer.
Un abrazo.
Ángel-Daniel

Sobre la oración

Arte divino-humano

Quiero ofrecerte en respuesta a tus interrogantes sobre la oración, un consejo bien sencillo, pero de mucha importancia. Perdona el interrogante, ya sé que no es lo más corriente dar respuestas con preguntas, pero los que tenemos costumbre de orar, también podemos caer en errores y rutinas, y ponernos ante Dios sin más, y la oración hay que prepararla como se preparan los ingredientes de un plato, aunque lo hayamos cocinado muchas veces. ¿Dejas que el Señor lleve la iniciativa en tu oración?

La oración es un intercambio del alma con Dios. Por qué no expresarlo con toda claridad: la oración es una conversación con Dios, y conversar es un arte, en este caso es un arte divino-humano.

No tengo que recordarte a ti, que tocas con destreza varios instrumentos, que la música es el arte divino. Pues permíteme servirme de ella para ilustrar mi consejo. Igual que una buena conversación es; escuchar, hablar y escuchar, la música es silencio, sonido y silencio. Cuando es sonido entre otros muchos, sin orden ni concierto solemos decir que es ruido y no música. ¿Comprendes esto bien, trasladado a la oración? Oído, boca y oído; quizá por eso tenemos dos receptores y un solo emisor. La música es el arte de combinar bien los sonidos y el tiempo rítmicamente. Entre nota y nota, por ágil que sea el movimiento, hay un breve espacio de tiempo, entre cuerda y cuerda, entre cuerpo y cuerpo, entre voz y voz igual. Si nos fijamos en una gran orquesta, veremos los metales esperando que la madera ejecute su fragmento de la obra, o a la inversa. Cuando todos ejecutan juntos hay armonía, sintonía y un gran respeto al ritmo que acelera o pausa el director.

En la oración hay que tener muy claro que el director es Dios, al que hay que decirle siempre como el pequeño Samuel: ¡Habla Señor, que tu sirvo escucha! (1 Sam. 3,9) y saber interpretar los sonidos y silencios, acallando el alma para que empape, absorba, esponje lo que Él quiere. Para este ejercicio es imprescindible que todas las facultades estén bien despiertas, los cinco sentidos alerta, para no perder ninguna propuesta, ningún matiz.
Al Señor hay que dejarle siempre la iniciativa en el diálogo, porque la oración no consiste principalmente en hablar a Dios, y mucho menos hacer monólogos de nuestras preocupaciones e inquietudes, o de nuestra imaginación, es mejor dejarle la iniciativa, darle preferencia, abrir espacios… es mucho más interesante y enriquecedor, estar conscientes en su presencia y escucharle.

La oración es siempre renuncia a disponer de uno mismo, es desposeerse, abandonarse por completo en Él, para que disponga con su poder y voluntad de todo nuestro ser por puro amor.

La oración, pues, es el arte de conversar con Dios, haciendo de nuestros encuentros con Él arte divino-humano.

12705712_10204399135858459_4596002866216104653_n

Hablar con el amado

Cuando uno ama, quiere hablar todo el tiempo con el ser que ama, o al menos mirarlo. Podría ser esta una definición de la oración. Porque la oración no es otra cosa que el intercambio entrañable y familiar con nuestro muy amado Dios. Se le mira, se le ama, nos ponemos en sus manos, y le decimos reiteradamente que en ellas queremos vivir y hasta morir.
Sin esta experiencia no sé si se podrá rezar. Es propio de la amistad conversar con el amigo. Luego la conversación del hombre con Dios se hace mediante la contemplación.

Cuenta el Padre Arrupe:
“Recuerdo que me llamaba mucho la atención el ver a una catecúmena que se pasaba horas muertas arrodillada ante el Sagrario… En un momento en que me dio pie para ello con una de sus frases, le pregunté:

– ¿Que hace usted tanto tiempo ante el sagrario?
Sin vacilar me respondió: Nada.
– ¿Cómo que nada? -insistí- ¿Le parece a usted que es posible permanecer tanto tiempo sin hacer nada?
No estaba preparada para ese juicio de investigación, por eso tardó más en responder. Al final abrió los labios y me dijo:
– ¿Que qué hago ante Jesús Sacramentado? Pues… ¡estar!
Y volvió a callarse.

Estar. Qué poco nos parece y qué importante es estar.

Ponerse a tiempo indefinido delante del Señor, mirándole y dejándome mirar, hace que cambien muchas perspectivas de mi vida, “Cómo cambian las ideas cuando las rezo” que decía G. Bernanos.

Seguro que si te pones delante del Señor con la misma actitud que tienes en relación con la persona amada, deducirás rápido la que deberías tener en tu relación con Dios; un deseo más vivo de estar en su presencia, de hacer su voluntad, que nunca es caprichosa, de evitar toda preocupación innecesaria… ¡Si tuvieras nostalgia de Dios como tienes nostalgia de tu amado! ¡Si tuvieras en todo momento la capacidad de liberarte de todo lo que te separa de él como intentas suprimir todo lo que se interpone entre vosotros! Seguro que no te resultaría difícil hacer oración. Inténtalo, que siempre merece la pena entrar en relación con el amado. Y este Amado es muy especial.

Un abrazo y ponte en su presencia, cuanto más mejor.

Ángel-Daniel

ENCUENTRO CREO

La Delegación de juventud os invita a participar en el encuentro CREO que tendrá lugar los días 27 y 28 de febrero en Alcázar de San Juan.

El tema de la exposición de este año es: “EUCARISTÍA”.

cartel_creo_VI-225x300

La convocatoria es la misma del año pasado, es decir, se abre a todo grupo de parroquia, movimiento, comunidad religiosa, hermandad,… En definitiva, toda persona está invitada.

Desde nuestras parroquias hemos organizado la visita para el domingo 28 de febrero, saliendo a las 9:00h de la estación de autobuses y regresando sobre las 17:30h. El precio del autobús es de 6€.

Os animamos a todos a participar, cada año lo hacen mejor y merece la pena no perderselo.